Fraude en la subcontrata si la empresa mantiene “la mayor parte de la gestión del trabajo”

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

La subcontratación de trabajadores será fraudulenta cuando la empresa principal conserve “en todo momento la mayor parte de la organización y gestión de la actividad contratada”. Así lo determina el Tribunal Supremo en una reciente sentencia en la que unifica doctrina en relación con la siempre compleja materia de la cesión ilegal de trabajadores. 

En el caso analizado, el Tribunal examina el recurso interpuesto por tres trabajadores contra la compañía contratante y la subcontrata (o contratista) que les empleaba, a la que se le habían requerido servicios para la gestión de diversos almacenes. Según expone la resolución, si bien ambas organizaciones tenían una entidad diferente, ésta “resultaba irrelevante, puesto que la empresa contratista únicamente aportó la mano de obra para la realización del servicio convenido”. Es decir, la verdadera gestión y dirección empresarial “se llevaba a cabo desde la principal desde el momento en que era la que realmente y en sus propias instalaciones organizaba el servicio”.

La resolución resalta que la compañía principal había impartido un curso de formación conjunto para su plantilla y para los empleados subcontratados, y que era ella quien fijaba diariamente los aspectos organizativos de forma conjunta para los trabajadores de ambas empresas; también la que realizaba el control de presencia. Asimismo, se apunta el hecho de que todos empleaban claves de acceso y contraseñas proporcionados por la contratante, además de los mismos uniformes. Por último, la sentencia también entiende relevante que “los medios imprescindibles para llevar a cabo las funciones convenidas eran propiedad de la empresa principal, que los alquilaba a la contratista y que facturaba por tanto su utilización”.